IDEAS PARA CONTAR CUENTOS COMO NOS DÉ LA GANA

Una de las múltiples iniciativas que sobre la Literatura y la lectura mantiene la FUNDACIÓN GERMÁN SÁNCHEZ RUIPÉREZ es el LECTURA LAB. En este laboratorio de lectura la FGSR nos ofrece unos consejos para familias lectoras, y al comentarlo pensamos en el diverso y rico repertorio de familias que atiende, por ejemplo, la editorial A Fortiori, desde Bilbo.

Esos consejos de la FGSR se titulan “CÓMO CÓNTAR UN CUENTO Y NO MORIR EN EL INTENTO”. Se trata de unos comentarios eficaces y breves, fáciles de digerir para cualquier persona adulta con ganas de contar una historia a un niño o a una niña; unos comentarios que además vienen acompañados por dos vídeos, en los que especialistas de la FGSR muestran cómo se pueden narrar “¿A qué sabe la luna?” (Michael Grejniec) y “Chivos Chivones” (cuento popular adaptado por Bata, ilustraciones de Federico Fernández), ambos de la editorial Kalandraka.

 

También el escritor uruguayo Germán Machado ha escrito sus 13 INSTRUCCIONES PARA AYUDAR A LEER AL NIÑO, en las que ha ordenado sus ideas sobre cómo vivir la lectura en compañía de las niñas y niños:

  1. No lea al niño que usted dejó atrás: lea con el niño que está junto a usted. Tampoco se adelante al niño en su lectura: conózcale su tranco, acompáñelo y déjelo leer en soledad cuando él así lo quiera.
  2. Lea como si usted nunca fuera a dejar de ser un niño, pero sabiendo que ya no lo es. Lea en la actualidad, pero sabiendo que en el futuro estará el pasado y en el pasado también estuvo el porvenir.
  3. Lea lo que el niño le pide, pero también lo que el niño le da. Disfrute de ambas cosas, y que ambos disfruten. Y si el niño quiere leerle algo a usted, déjelo hacer, incluso cuando el niño todavía no sabe leer.
  4. Lea en el espacio y en el tiempo adecuados. No se desubique. En el caso en que lea con el niño por las noches: nunca se duerma usted antes que él.
  5. Al seleccionar la lectura, piense en el niño con el que va a leer, pero no haga caso a las categorías, ni a las clases, ni a las edades, ni a los tamaños. El único que puede ser caprichoso en cuanto a elegir la lectura es el niño, no usted.
  6. Lea todo lo que venga, pero también todo lo que se va. Piense que toda lectura es una encrucijada.
  7. Lea con el niño sólo cuando esté seguro de dos cosas: que no tiene ninguna otra tarea más importante para hacer y que leer con él no representa una tarea para usted. Si no está seguro de eso, igual es mejor que no lea con el niño a que lo haga.
  8. Lea con el niño como si fuera la última vez que va a hacerlo, y también como si fuera la primera.
  9. Lea con el niño como si usted fuese uno de esos bambúes —conocidos como Cañas de la India— que florece y produce semillas una vez cada 120 años para luego morir. Piense que esos bambúes florecen todos juntos y a la vez, y que alguna de las semillas que lanzan logrará evitar a los depredadores para poder reproducir la especie. Si esto no lo convence, piense que esos bambúes igual se propagan de forma constante, produciendo nuevos brotes a partir de rizomas subterráneos.
  10. Lea con el niño como si estuviese ayudando a un ciego a cruzar la calle. La fraternidad, o el amor filial, tienen algo que ver en eso, aunque luego de cruzar la calle, usted seguirá su camino personal y el niño (como el ciego) avanzará por el enigma de sus recónditas distancias.
  11. Si cuando está leyendo con el niño éste lo interrumpe, detenga la lectura y preste atención a lo que surge. Piense que no todo lo que van leyendo está escrito en el libro. Las digresiones son propias de una lectura imaginativa. Atrévase a ir más allá de la letra o a volver desde lo escrito a la realidad: piense que la imaginación antecede a la escritura y también la desborda.
  12. Piense que el acto de lectura es un modo de comunicación que trasciende lo que un texto dice o ilustra. Si la lectura hace ruido en la comunicación, déjela de lado. Sepa cuando es el momento adecuado para dejar de leer al niño.
  13. Si realmente está dispuesto a leer con un niño, hágalo como le dé la gana: no siga ninguna instrucción al respecto. Manténgase en sus trece.

Siguiendo, pues, los consejos de la FGSR y de Germán Machado, leamos a nuestros niños y niñas como nos dé la gana. Pero, por favor, leámosles mucho, contémosles muchas historias como “El cuento del sapo”, por ejemplo:

 

 

Otras entradas del blog relacionadas con este tema:

TRUCOS Y CONSEJOS PARA FACILITAR QUE A LOS NIÑOS LES GUSTE LA LECTURA

LEER EN VOZ ALTA

The URI to TrackBack this entry is: https://infantiltremanes.wordpress.com/2010/10/02/ideas-contar-cuentos-como-nos-de-la-gana/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Muchísimas gracias, amigos, por haceros eco de nuestra colección. Soy Jaio, espía en Internet y editora suicida en la vida 1.0 en A Fortiori…

    • Gracias a ti, Jaio, por esa vocación editorial, titánica y meritoria, que tantas alegrías nos da. Un cordial saludo.
      Escuelas Tremañes-Noverasco.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: